OTITIS INFANTIL

Otitis niños

Común, muy común, una otitis infantil es demasiado común.

La otitis infantil es una afección que han sufrido o sufrirán la mayoría de nuestros pequeños.
Una infección dolorosa e incómoda que hace pasarlo mal a los más pequeños de la casa y a sus papás, porque no hay nada peor que un niño cuando está malito, ¿verdad?

Existen dos tipos de otitis que debemos diferenciar, ya que cada una tendrá un tratamiento y una evolución completamente distinta.

anatomía oído

OTITIS EXTERNAS:

Este tipo de otitis son propias del verano. Los gérmenes que la producen vienen del exterior (del agua de la piscina, por ejemplo) y producen una infección localizada en la piel del conducto auditivo externo.

Su síntoma principal suele ser el dolor: un dolor intenso al presionar el oido por delante o en los casos más avanzados sin que exista presión. Rara vez dan fiebre, aunque si un dolor muy intenso.
Se suelen tratar con antibióticos óticos (antibióticos en gotas para los oídos), paracetamol o ibuprofeno si el dolor es muy intenso y evitar los baños en piscinas y playas mientras que dure la afección.

OTITIS MEDIA AGUDA:

Este tipo son frecuentes en invierno. En este caso, las bacterias que la producen provienen del interior de la boca o nariz del pequeño, y son debidas a complicaciones frecuentes de los catarros y sus mocos.

Debido al catarro el niño tendrá un gran aumento de moco. Ese moco se acumula en la TROMPA DE EUSTAQUIO (túnel que comunica la nariz con el oído), para después pasar al oído medio. Si es muy espeso, se quedará ahí hasta producir la otitis.

Es una complicación catarral que se suele dar mucho en niños, debido a que su trompa de Eustaquio es muy estrecha y está más horizontalizada que en los adultos.

Producirá fiebres muy altas y dolor. Una complicación en estos casos es la OTITIS MEDIA PERFORADA: debido a la gran acumulación de moco, la membrana que separa el oido medio del externo se perforará y el moco saldrá al exterior.

El tratamiento de este tipo de otitis dependerá del alcance de la misma. Si es leve se puede tratar con ibuprofeno. Si persiste o empeora después de unas 48 horas, el pediatra recurrirá a los antibióticos orales (sobre todo en menores de 2 años).

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *