PREVENCIÓN Y PRIMEROS AUXILIOS AHOGAMIENTO INFANTIL

ahogamiento niños piscina

Según datos de la Organización mundial de la salud, en 2015 murieron 360.000 personas por ahogamiento, siendo el rango de 1 a 4 años el más afectado, seguido de cerca por el de 5 a 9 años. Por esto, es tan importante la PREVENCIÓN Y PRIMEROS AUXILIOS EN AHOGAMIENTO INFANTIL.

El ahogamiento infantil es la asfixia que se produce al introducirse líquido, en este caso agua, en las vías respiratorias del niño.

En estos casos, lo más importante es la PREVENCIÓN. Por lo que os nombramos una serie de medidas fundamentales:

  • Enseña a tus hijos a nadar lo antes posible: puede ser vital en caso de accidente.
  • Las piscinas hinchables cuando ya no se usan, se deben vaciar, aunque sean pequeñas: un bebé de dos años puede ahogarse en una cuarta de agua.
  • Quita los juguetes de la piscina para evitar que puedan caerse al intentar cogerlos.
  • Aprende técnicas de primeros auxilios para saber que hacer en caso de accidente.
  • Instala vallas de protección alrededor de las piscinas, y cierralas para que los niños no accedan a la piscina cuando no estéis vigilando.
  • Flotadores, manguitos, barcas, etc. Siempre deben usarse bajo la supervisión de un adulto.
  • Mantén a tus hijos a tu alcance: la distancia de seguridad recomendada es de un brazo, para que si se hunde lo puedas alcanzar con un moviento.
  • Y la más importante: ABRE LOS OJOS. Estar atentos a tus hijos cuando están en el agua es fundamental. Un descuido con el móvil, con un libro, etc, puede resultar fatal.

ahogamiento niños

PRIMEROS AUXILIOS

  1. Sacar al niño del agua y evaluar si está consciente o no.
  2. Pide a alguien que llame a los servicios de emergencia (112)
  3. SI ESTÁ CONSCIENTE Y RESPIRA: le pediremos que tosa para expulsar agua y lo colocaremos en posición lateral de seguridad: de lado, alineando columna y piernas.
  4. SI NO RESPIRA: iniciaremos la reanimación cardiopulmonar básica (RCP)

La RCP combina dos acciones:

  • Respiración boca a boca para proveer de oxígeno los pulmones del niño.

  • Compresiones cardiacas para mantener la sangre del niño circulando.

Para realizarla:

  • Colocaremos al niño boca arriba y abriremos las vías respiratorias realizando la maniobra frente-mentón: con una mano levantaremos el mentón del niño y con la otra empujaremos la frente hacia atrás y hacia abajo.
  • Cubrir con la boca la boca del niño, tapar la nariz y dar 2 insuflaciones boca a boca: debe tomar alrededor de un segundo y hacer que el pecho se levante.
  • Para las compresiones cardiacas colocaremos la base de la mano en el esternón. Aplicar presión de forma que 1/3 de su profundidad. Aplicaremos 30 compresiones permitiendo que el pecho se levante completamente tras cada compresión, de forma rápida y sin pausa.
  • Seguir con 2 insuflaciones más seguidas de 30 compresiones.

Así que estemos atentos a los más pequeños y sus juegos en el agua, enseñémosles a nadar. Y en cualquier caso, si tu hijo ha sufrido un accidente en el agua, consulta a su médico. Existe una clase de ahogamiento que se conoce como “AHOGAMIENTO SECUNDARIO”. Este tipo de ahogamiento puede hacer peligrar al niño incluso cuando veamos que reacciona y se ve bien a simple vista.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *